La “inoportuna” aparición del Dr. Hamer


Olvídense del conflicto entre las hipótesis oficiales del SIDA y disidentes, no se preocupen por la nutrición consciente, el flúor, litio o vacunas. Pospongan su interés por las plantas medicinales como la marihuana o la estevia. El tema que vamos a tratar en este post y siguientes supera con creces, cualquier conflicto que hayan podido conocer.

Reconozco que esta presentación, cuasi-circense, puede resultar un poco exagerada o efectista, pero creo que teniendo en cuenta el punto de inflexión, que supone en la medicina moderna; el modelo que tratamos hoy, es comprensible.

Ryke Geerd Hamer, nace en 1935 en Frisia (Alemania). Estudió medicina y teología en la Universidad de Tübingen (Baden-Württemberg). Tras completar el ejercicio de medicina en diferentes clínicas universitarias alemanas y su especialización en medicina interna, empieza a trabajar en la Clínica universitaria de Tübingen.

En este periodo, también demostró su ingenio, al desarrollar una serie de patentes como un escalpelo no traumático (Escalpelo-Hamer) que corta 20 veces más fino que una navaja de rasurar, una sierra especial para cirugía plástica o una mesa de masaje.

Posteriormente, se traslado a Italia donde emprendió un proyecto medico para tratar a los enfermos de los barrios más desfavorecidos, sin coste alguno. Y fue aquí, donde se produce, el acontecimiento que marcaria el resto de su vida. El 18 de agosto de 1978, en el pueblo de Cavallo, durante una fiesta, su hijo Dirk Hamer recibe un disparo, por accidente, del príncipe Alberto de Saboya. A pesar del traslado a Munich, inmediato, morirá cuatro meses después, siete de diciembre, en Heidelberg.

En los meses posteriores, tanto él, como su esposa, Sigrid Hamer, contraen cáncer, el hecho de que ambos hasta ese momento disfrutaban de una salud extraordinaria, y la proximidad en el tiempo con la muerte de su hijo, le llevaron a sospechar de la existencia de una conexión entre ambos hechos. En aquel momento, trabajaba para el departamento de oncología de la Universidad de Múnich, de manera que empezó a investigar el historial de todos sus pacientes de cáncer. Para su sorpresa, descubrió que una gran mayoría de ellos habían sufrido algún tipo de “choque” emocional, similar a la muerte de su hijo, en gravedad, previo al desarrollo de la enfermedad.

Además observó cómo, analizando escáneres cerebrales, (siguiendo la hipótesis de que todos los procesos corporales son controlados desde el cerebro), y comparándolo con los registros médicos y psicológicos correspondientes, encontró una correlación entre ciertos “choques” de conflicto, manifestación de estos choques en el órgano y manifestación de efectos en el cerebro.

Era la primera vez en la historia de la medicina, que un estudio ahondaba en el origen de la enfermedad en el cerebro, y el papel del cerebro como mediador entre la psique y el órgano enfermo.

El Dr. Hamer acababa de descubrir que cada enfermedad se origina por un trauma, que nos pilla por sorpresa. En el momento en que este conflicto inesperado ocurre, el choque impacta un área del cerebro, causando una lesión, (mas tarde denominado Foco de Hamer), visible en un escáner cerebral como un grupo de anillos concéntricos nítidos. Las células cerebrales que reciben dicho “impacto” envían una señal bioquímica a las células del cuerpo correspondientes, provocando el crecimiento de un tumor, la necrosis de un tejido o la perdida funcional de ese órgano, dependiendo de qué capa del cerebro reciba ese “trauma”.

Fig. 1 En este grafico se puede observar las tres fases de un “Síndrome de Dirk Hamer”, a partir de un conflicto emocional.

A este proceso lo denomino Síndrome de Dirk Hamer (DHS), en honor a su hijo. La razón de porque conflictos específicos están irrefutablemente unidos a áreas específicas del cerebro es que, a través de nuestra evolución histórica, cada área del cerebro fue programada para responder de manera instantánea a conflictos que pudieran amenazar nuestra supervivencia. Mientras el tallo cerebral (la parte más antigua de nuestro cerebro) está programada con cuestiones básicas de supervivencia como respiración, reproducción y alimentación, el cerebro (la parte más nueva) está más relacionada con temas de tipo social y territorial.

Además como parte, básica de este proceso, descubrió que cada enfermedad progresa a través de dos fases: primero, una fase activa del conflicto, caracterizada por estrés emocional, extremidades frías, falta de apetito, falta de sueño, y posteriormente, en caso de resolver el conflicto, una fase de curación. Este es el periodo en el que la psique, el cerebro y el órgano correspondiente entran en la fase de recuperación, frecuentemente un proceso difícil, marcado por fatiga, fiebre, inflamación, infección, y dolor.

El Dr. Hamer llamó a sus descubrimientos “Las Cinco Leyes Biológicas de la Nueva Medicina”, ya que su investigación está completamente acorde a las leyes naturales de la Embriología y a la lógica de la evolución. A través de los años, el Dr. Hamer ha sido capaz de confirmar sus descubrimientos con más de 40,000 estudios de caso. El resultado de este trabajo científico es la creación de un diagrama “Psique-Cerebro-Órgano” que señala la enfermedad, el contenido del conflicto biológico que la causa, el sitio en el escáner cerebral donde la lesión correspondiente puede ser observada, cómo se manifiesta esa enfermedad en la fase activa del conflicto, y qué se debe esperar en la fase de curación.

Hasta ahora la medicina está basada en la existencia de células cancerígenas malignas y microbios destructivos, la Nueva Medicina Germánica, como fue llamada por el Dr. Hamer, rompe con estos mitos, considerando la relación entre la psique-cerebro-órgano correspondiente, como medidas naturales de emergencia biológica practicadas durante millones de años y diseñadas para salvar al organismo y no para destruirlo, como nos fue enseñado.

La nueva medicina germánica es aplicable, como base científica para entender el origen de enfermedades no solo al cáncer, sino a la casi totalidad de enfermedades infecciosas y degenerativas.

Solo hay tres tipos de enfermedades que quedarían fuera de este sistema.

– Las enfermedades causadas por lesiones físicas, heridas, accidentes físicos…
– Las intoxicaciones, ya sean de origen químico, radiactivo, biológico…
– Las enfermedades infecciosas de organismos, para los que el organismo no ha podido experimentar proceso de inmunización, de forma natural. Por ejemplo, un ciudadano europeo que viaje a un país tropical y se vea afectado por el virus que causa la malaria.

En este programa de TVE, de 1994, “Preguntas y respuestas”, se puede comprobar el testimonio del propio Dr. Hamer, así como de pacientes suyos que siguieron un tratamiento de su enfermedad, según los principios de la Nueva Medicina Germánica.

La Curación del Cáncer: Entrevista con el Dr, Hamer en TVE2

En este documental, se expone el sistema en el que se basa la Nueva medicina Germánica, a través de las 5 leyes biológicas.

Las 5 leyes biológicas de la Nueva Medicina Germánica (Doblado al español y subtítulos)

Entrada SITE:

http://www.germannewmedicine.ca/documents/bienvenido.html

FUENTES:
http://www.germannewmedicine.ca/documents/biografica.html

Descargar libro gratuito:

“La lupa de la nueva medicina” por Fernando Callejón

“El error de Hamer” por Fernando Callejón

Post relacionados:
 
La “inoportuna” aparición del Dr. Hamer
La “inoportuna” aparición del Dr. Hamer II
Dr. Kary B. Mullis, disidente de la mentira
Richard C. Strohman, exponiendo el fraude del SIDA
Peter Duesberg, científico dedicado a la búsqueda de la verdad
Thomas Arthur Steitz, Nobel de Química más que merecido
Grupo de Perth, exponiendo el fraude del SIDA
David Rasnick, exponiendo el fraude del SIDA

Jeromo Fernandez

Facebook: Salud Pública   Blog: Salud Pública

Publicado por Juan Bernardo montejb

quisiera-montejb.blogspot.com
montejbquisiera.wordpress.com
La comunidad El País montejb

Anuncios